es
DIGITAL EXPERIENCE

La oportunidad de las marcas ante la nueva era de la privacidad

LLYC
por
18 diciembre 2020
Digital Experience facebook

La nueva política de privacidad de datos que Apple planea incorporar en su App Store lleva meses generando una gran polémica, fundamentalmente por la exigencia de que las aplicaciones deban preguntar a los usuarios si estos permiten ser rastreados.

Apple tenía previsto aplicar estos cambios el pasado septiembre, pero decidió dar unos meses a los desarrolladores para que tuvieran margen de adaptación a este nuevo escenario, consciente de las tremendas implicaciones que tiene para los negocios de publicidad basados en la comercialización de los datos de usuarios.

La guerra Apple vs Facebook

A la cabeza de la “oposición” se ha situado Facebook, llegando a lanzar esta semana una campaña de ataque a Apple a página completa en diversos diarios de EE.UU. El mensaje no se ha centrado en el impacto en sus propias cuentas (se estima que pueda perder hasta el 50% de los ingresos en su división de publicidad) sino en la defensa de los pequeños negocios que tienen una fuerte dependencia de la publicidad personalizada.

Según su discurso, que claramente busca empatizar con el consumidor de una forma que como gran corporación difícilmente conseguiría si defendiera sus propios resultados, las verdaderas víctimas son “la cervecería de su barrio, su amigo que tiene su propio negocio minorista, su primo que inició un servicio de planificación de eventos y los desarrolladores de juegos que crean las aplicaciones que usted usa de forma gratuita”.

Sin duda, el debate está servido, pero lo cierto es que es imposible negar que Apple está siendo tremendamente consecuente con su compromiso con la privacidad, del que ha hecho bandera en todas sus campañas de marca recientes. En su web puede leerse la siguiente declaración: “En Apple consideramos que la privacidad es un derecho humano fundamental, por lo que todos nuestros productos se crean desde cero con el fin de proteger la información personal y ayudar a cada cliente a decidir qué comparte y con quién”. Leyéndola, uno no puede valorar su último movimiento más que como puro storydoing en un momento, además, de especial sensibilidad con el tema de la privacidad y la gestión de los datos (basta con observar el boom generado por el documental de Netflix The social Dilema).

El camino es conectar con el usuario, no “cazarle”

Ante esta tensión social, evidente y legítima, las compañías tienen la gran oportunidad de demostrar responsabilidad y, lejos de oponerse, deben plantearse cómo adaptarse a un escenario en el que los usuarios demandarán cada vez mayor control y conocimiento de lo que se hace con sus datos.

Este contexto revela, además, la necesidad de las marcas de trabajar su estrategia digital poniendo a la persona en el centro, como el único camino para lograr ser relevantes para ellas. Analizando a las personas y su entorno podremos identificar las necesidades, influencias, motivaciones y creencias que nos permitan desarrollar narrativas que las conecten con nuestra marca, y diseñar experiencias para atraerlas, vincularlas y activarlas.

Las reglas de juego de la última década ya están cambiando, pero como en todos los cambios afloran oportunidades, y estamos en el momento ideal de trabajar marcas más auténticas, con una comunicación que apueste por el contenido realmente relevante y generen conexiones mucho más fuertes con sus consumidores.

Alejandro Domínguez
Director Senior del área Digital de LLYC
Licenciado en Periodismo por la IE University y Máster en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad de Navarra y la George Washington University, Alejandro cuenta con más de 12 años de experiencia en comunicación estratégica y digital. A lo largo de su carrera ha desarrollado estrategias de comunicación y marketing online para marcas como Google, Nike, Manchester City, Visa o Novartis, así como instituciones públicas en España y América Latina. En LLYC, lidera el equipo y los clientes del Área Digital en España.